Me complace compartir una interesante experiencia de un jardín terapéutico en Australia, espero que sea inspirador.

Cuando Maya Kuznick, paciente con demencia, llegó al la residencia Bupa Narwee, estaba muy ansiosa y continuamente buscando algo para hacer.

Maya andaba por los pasillos hablando a cualquiera que se paraba a escuchar y no se expresaba siempre en una forma entendible. Recogía cosas para colocarlas en otro sitio y daba vueltas alrededor de las mesas en el salón.

Garten-Arbeitstechniken-veraendern-und-Wege-ausbauen-so-laesst-sich-der-Garten-auch-im-Sitzen-pflegen

Anciana en Jardín Terapéutico

Unas semanas después de su llegada, la residencia de tercera edd instaló una zona de jardín diseñado para personas con demencia (a la que llamaron jardín terapéutico), equipados con tendederos de ropa, regaderas y herramientas para horticultura, entre otras cosas. Maya no tardó mucho en re direccionar su ansiedad hacia tareas con más sentidos. Su comportamiento de nerviosismo y intranquilidad disminuyo tanto en intensidad como en frecuencia. Ella no era la única en aprovechar la nueva zona exterior. La residencia Bupa facilitó jardines para gente con demencia en 5 de sus residencias 2010 con un total de 70 usuarios.

Después de solo seis semanas se podía observar como disminuyó el comportamiento agresivo un 30 % entre los usuarios y la depresión bajo un 21 %.

En pacientes con demencia y/o alzhéimer casi un 90 % de las personas notan desequilibrio y cambios en su comportamiento. Algunos empiezan andar sin destino, gritar o incluso pegar. En Australia, a más de un 28 % de estos pacientes se prescribe ansiolíticos para reducir los síntomas. El problema es que los ansiolíticos tienen muchos efectos secundarios, aparte de ser un tranquilizante, aumentan el riesgo de caerse, aumentan la declinación cognitiva, hacen ganar peso, aumenta el colesterol, ictus etc. Deberían ser el ultimo recurso para pacientes con demencia, pero lamentablemente su uso es demasiado frecuente.

Según, psicólogo, Brian Draper, University of NSW y especializado en psicología de los mayores: Espacios acogedores, imitando el hogar, como podría ser un jardín para demencia, ayuda a bajar el estrés y aumenta la sensación de seguridad a pacientes con demencia. Pero muchas residencias todavía no están diseñadas de forma buena para personas con enfermedades cognitivas, y esto es uno de las razones porque existe un uso excesivo de ansiolíticos.

Karin Palmlöf

Fuente: www.theaustralien.com/news