El Jardín Terapéutico, en el parque público, es una zona reducida de entre 1000 y 1500 m2 donde se establecen actividades terapéuticas en las cuales un terapeuta puede guiar y ayudar a las personas. Está diseñado de manera que ayuda a las personas con cualquier discapacidad a orientase, a sentirse seguras, ofreciendo una gran sensación de comodidad.

La gran ventaja que ofrecen estas actividades guiadas es la posibilidad de que familias que conviven con personas con alguna discapacidad puedan acudir al parque y llevar a su familiar en el Jardín Terapéutico, donde hay un terapeuta que va a saber cómo estimular a esa persona.

Tenemos muchos parques públicos. No estamos pensando en parques históricos de los centros de los pueblos y ciudades, sino en espacios verdes situados en barrios residenciales y en las periferias de las ciudades. Se trata de zonas que funcionan como recurso enorme y fantástico, pero quizás no todos los ciudadanos tienen la posibilidad de usarlo como deberían. Los parques infantiles, los campos deportivos, están muy establecidos, pero hay grupos de personas, que son los mayores y las personas con alguna discapacidad, que no siempre pueden disfrutar de estos parques de la mejor manera, puesto que existen barreras, no sólo arquitectónicas, sino también cognitivas.

De este modo, el Jardín Terapéutico podría ser un punto de referencia para, en general, mejorar nuestros parques públicos.